Las principales víctimas solían ser turistas británicos, nórdicos y escandinavos en estado de embriaguez, a los que engañaban para obtener los códigos de seguridad de las tarjetas o para realizar una serie de cobros consecutivos de elevado importe

Load More Related Articles
Load More In News