El presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), organismo dependiente del Gobierno de Rajoy, “ratifica, confirma y asegura que Torrevieja es la ciudad más pobre de España”, de acuerdo al padrón que Torrevieja tenía en el año 2012.

Según Los Verdes es preciso afrontar esa realidad, desarrollando las políticas adecuadas para afrontarla y superarla en el futuro inmediato, de la forma más consensuada posible entre todos los agentes políticos y sociales de Torrevieja.

Los Verdes lamentan que el PP siga empeñado en intentar disimular la realidad y en echar balones fuera, como demuestra el hecho de que propongan ahora un pacto para mejorar la imagen de la ciudad para “desarrollar dos puntos del programa electoral del PP”. El PP, disociado gravemente de la realidad local, parece seguir sin darse cuenta de que ya no gobierna en Torrevieja.

Pedir un pacto en la misma comparecencia en la que arremeten con descalificaciones contra el actual alcalde y contra el gobierno de Torrevieja, desvela que la verdadera intención de los conservadores es la de poner una pantalla de humo para ver si la ciudadanía de Torrevieja despista su atención sobre lo evidente: que es el PP quien realmente ha perjudicado y sigue perjudicando gravemente la imagen de Torrevieja

Que el exalcalde del PP salga diciendo que “lamenta que el primer edil cuestione la imagen de la ciudad en medios nacionales”, además de una estupidez política, es de un cinismo sin límites. ¿A quienes pretende engañar Eduardo Dolón? ¿Por qué no arremete con el mismo ardor contra el Gobierno de Rajoy por el informe del INE que es lo que verdaderamente ha dejado la imagen de Torrevieja por los suelos?

Cualquier ciudadano con una información mínima sobre este tema conoce perfectamente que la imagen de la ciudad ha sido dañada por el propio Gobierno de Mariano Rajoy a través del famoso estudio del INE, que fue profusamente difundido en todos los medios nacionales y en muchos extranjeros por el propio Gobierno del PP y que acaba de ser ratificado después de que el Ayuntamiento cuestionara la metodología empleada en el mismo.

Este organismo, dependiente del Gobierno de PP, se está refiriendo al año 2012: una etapa en la que gobernaba el PP en Torrevieja, siendo alcalde Eduardo Dolón. Ese informe del INE nos dice que Torrevieja, una ciudad a la que afluyó mucho dinero, se ha empobrecido bajo los gobiernos del PP, aunque muchos se han enriquecido a costa de ello.

El título de Torrevieja como la ciudad más pobre de España es una obra exclusiva del Partido Popular. A este partido se debe la mala imagen que actualmente tiene nuestra ciudad en la prensa y, lo que es peor, los graves aspectos de la realidad social, económica y urbanística que han dejado en Torrevieja las políticas desarrolladas por el PP al dictado de la especulación urbanística y del despilfarro del dinero público.

Pero Eduardo Dolón y los suyos se muestran incapacitados para reconocer algo que ya saben todos los torrevejenses. Obviando la realidad, evitan hacer una valoración autocrítica sobre lo que hicieron durante demasiados años en Torrevieja y soslayan asumir responsabilidades por su irresponsable gestión que ha llevado a nuestra ciudad al punto actual.

Los Verdes lamentan que el PP local, en vez de intentar regenerarse y ofrecer una imagen renovada, se haya instalado en la bronca y en la descalificación permanente desde el minuto uno contra el actual gobierno de Torrevieja. Pero que intenten resucitar el espantajo de la Anti Torrevieja hablando de odios y rencores es algo inadmisible a estas alturas. Deberían mirarse su propio ombligo y, por ejemplo, llamar al orden a esa militante del PP a la que parece que envían a los Plenos para armar bronca, insultar a los ediles del gobierno y amenazar con darle con una muleta al alcalde.

¿Acaso piensan en el PP que la imagen de Torrevieja va a mejorar fomentando broncas de tipo barriobajero en los plenos municipales?

Los actuales dirigentes del PP vuelven a demostrar que nunca les importó ni les importa ahora la ciudad de Torrevieja. Si les hubiese importado antes, no la habrían gestionado de tan mala manera hasta empobrecerla; si les importara ahora, se comportarían de una manera muy distinta.

Load More Related Articles
Load More In News