La detenida llamó al Servicio de Atención al Cliente de una conocida cadena de supermercados comunicando que terroristas islámicos habían puesto tres artefactos explosivos, solicitando la entrega de 50.000 euros para revelar la ubicación exacta de los mismos

Load More Related Articles
Load More In News